top of page

Cómo cuidar a tus plantas en verano

Durante el verano la gran mayoría de plantas están en pleno crecimiento y desarrollo. Por ello, la poda drástica es preferible hacerla cuando haga más frío. Sin embargo, se recomienda eliminar las flores que aparecen en muchas especies al comienzo de la primavera y pueden marchitarse en el verano.

En esta etapa de crecimiento es fundamental proteger a las plantas de las temperaturas elevadas y de los días soleados. A continuación les dejamos algunos pasos para su cuidado:


  • En verano es mejor regar y pulverizar las plantas a primera hora de la mañana o al atardecer y evitar las horas del día de calor intenso, ya que el agua se evapora con mayor rapidez, y puede provocar quemaduras en las hojas.

  • Tener especial cuidado con el riego y su frecuencia porque una cantidad excesiva de agua también es perjudicial para las plantas. La mejor manera de que las raíces absorban toda el agua es hacer de vez en cuando un riego más profundo y evitar regarlas con frecuencia de forma superficial.

  • No exponer directamente las plantas al sol durante mucho tiempo para impedir que las altas temperaturas provoquen quemaduras en sus hojas y raíces. Colocarlas en una zona fresca que tenga momentos de sombra para que no reciban una influencia directa.

  • Colocar productos contra las plagas y parásitos que puedan dañarlas. Para evitar el uso de químicos, se pueden utilizar productos orgánicos como el ajo, el limón, la cáscara de huevo, el perejil, la sal, etc. Dicha aplicación también debe realizarse en horas de la tarde/noche.

  • Lo ideal es que las macetas sean de cerámica o de otro material que sea transpirable para evitar que el exceso de calor las marchite.

  • Se recomienda realizar podas en aquellas plantas perennes y arbustivas, que presenten hojas y ramas secas, con el fin de que vuelvan a florecer y recuperen el vigor.

  • Proteger la tierra con una capa de mulch, para mantener la humedad del suelo. Esta capa evita que el calor llegue a las raíces y ayuda a que no reciban el sol directo todo el día.

  • En esta época se puede abonar con cualquier fertilizante que aporte los nutrientes necesarios que ayuden a recomponer el suelo, por ejemplo compost.


Cuidados para plantas de interior


En el caso de las plantas de interior, evitar los cambios bruscos de temperatura por el aire acondicionado ya que, de lo contrario, pueden perder sus hojas con más facilidad y marchitarse rápidamente. En el lugar donde se sitúa la planta es recomendable poner uno o varios recipientes con agua, para que al evaporarse generen un ambiente húmedo. También se puede pulverizar agua para refrescar las hojas de las plantas, aunque no todas las especies lo toleran.

Además, hay que tener en cuenta el tipo de maceta al regar, ya que las plantas en macetas de cerámica o de otros materiales porosos necesitan más agua que las plantas situadas en macetas de plástico. Adicionalmente las macetas pequeñas necesitan un riego más frecuente, mientras que las más grandes requieren menor cantidad de riego ya que cuanta más tierra, más conservan la humedad. Lo ideal es colocar las plantas de interior en lugares luminosos, pero que no reciban la luz del sol de forma directa. Por último, es recomendable colocar las macetas lejos de las paredes, ya que estas irradian calor cuando están expuestas a elevadas temperaturas.

Estos son cuidados generales para todas las plantas, después cada especie requiere cuidados específicos.


Tomando estos pequeños cuidados ya podemos mejorar la calidad de vida de nuestras plantas. Te invitamos a tenerlos en cuenta en este periodo del año.


#SigamosPlantandoVida


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Novedades

bottom of page