Sembrá tu propio árbol de jacarandá y timbó

Para llegar al objetivo de #MillóndeÁrboles, necesitamos del compromiso de todas/os. Por eso, te compartimos una pequeña guía para que te animes a sembrar un árbol nativo desde cero y seas parte de esta iniciativa.


En esta guía obtendrás la información necesaria que va desde cómo obtener la semilla hasta cómo sembrar un árbol nativo de JACARANDÁ y TIMBÓ.


Guía de siembra de semillas de jacarandá y de timbo


JACARANDÁ


El jacarandá es un árbol originario de las zonas tropicales de latinoamérica y es nativo de la base de las yungas, en el noroeste de Argentina - Tucumán, Salta y Jujuy. Su estado de conservación es catalogado como “vulnerable”, según la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (IUCN) debido al avance de la agricultura en su hábitat original.


La recolección de las semillas de jacarandá se obtienen del fruto del árbol, se debe abrir con cuidado el fruto donde se encuentran las semillas, ya que las mismas debido a su forma se pueden volar fácilmente. La recolección se debe realizar en los meses de abril y mayo.

En caso de no usarlas en el momento, recomendamos guardarlas en un sobre de papel madera.


La siembra está recomendada en los meses de noviembre a marzo. Pero se puede realizar durante todo el año, siempre cuidando las condiciones de temperatura debido a que el jacarandá prefiere los climas cálidos.


¿Cómo sembrar las semillas de jacarandá?


Necesitamos:

  • Tierra con sustrato o arena

  • Semillas de jacarandá

  • Agua

  • Un recipiente del tamaño de un vaso con agujeros en la base, se pueden reutilizar vasos descartables o la base de alguna botella

Procedimiento:


Para plantar la semilla de jacarandá se debe mezclar la tierra con sustrato, en caso de no tener sustrato se podrá reemplazar el mismo por arena seca. La arena permitirá que haya movilidad para que ocurra el brote de la semilla.

Una vez preparada la tierra se procede a colocarla en el recipiente a sembrar y luego la regamos un poco para darle humedad. Más tarde colocamos de 2 a 3 semillas y le agregamos una pequeña capa de tierra.

La cantidad de tierra agregada sobre las semillas, debe ser el doble del tamaño de las mismas. Teniendo en cuenta que las semillas de jacarandá son pequeñas, la cantidad de tierra agregada deberá ser una pequeña capa. Por último, regamos.


Nota: si brota más de una semilla podemos repicarlas, es decir, separarlas y transplantarlas en macetas individuales, una vez que tienen 4 o 5 hojitas. Luego, ir transplantándolas a medida que crezcan a macetas más grandes hasta llevarlas a suelo. Una vez que alcanzó el 1.50 de altura, ya podemos llevarla a suelo.





TIMBÓ


El timbó es un árbol originario de Bolivia, sur de Brasil, Paraguay, Uruguay y noreste de Argentina. Vive en suelos sueltos y húmedos. Es de rápido crecimiento, utilizado como ornamental en regiones templadas para grandes parques y plazas. Además, es sensible a heladas en ejemplares jóvenes, de menos de 3 metros de altura; a medida que crece se hace tolerante a las bajas temperaturas.


La recolección de las semillas de timbó se obtienen a partir del fruto del árbol, éste se caracteriza por tener una forma arriñonada. La extracción de las semillas se realiza de forma manual con ayuda de un martillo y/o cuchillo. Se debe cortar a un costado del fruto y con mucho cuidado se deben extraer las semillas.

Las semillas recién extraídas se germinan de 24-48 hs en agua tibia y luego se siembran. En caso de no usarlas en el momento, recomendamos guardarlas en un sobre de papel madera.


La siembra está recomendada en los meses de noviembre a marzo. Al igual que con el jacarandá, se puede sembrar en cualquier momento del año, siempre cuidando las condiciones de temperatura.


¿Cómo sembrar las semillas de timbó?


Necesitamos:

  • Tierra con sustrato o arena

  • Semillas de timbó

  • Agua

  • Un recipiente del tamaño de un vaso con agujeros en la base

Procedimiento:


Colocamos la mezcla de tierra con sustrato o arena en el recipiente elegido. La tierra se debe humedecer previamente y luego agregamos de 2 a 3 semillas. Por encima de las semillas se agrega una capa de tierra que debe ser igual al doble del tamaño de la semilla y, para finalizar, regamos.


Nota: al igual que con el jacarandá, si brota más de una semilla podemos repicarlas y a medida que crezcan, las trasplantamos a macetas más grandes hasta llevarlas a suelo.


Recomendaciones finales


  • Regarla todos los días o cada 2 días, siempre cuidando de no inundarla.

  • Cuidar la temperatura. No toleran el frío en la etapa de crecimiento debido a que el jacarandá y el timbó son árboles de clima cálido. Se debe resguardarlas del frío.

  • Recordar que la profundidad en que se siembren las semillas debe ser siempre el doble del tamaño de las mismas.

  • En lo posible, una vez hecha la siembra, resguardarlas en un algún espacio de la casa donde le llegue luz solar.


PREGUNTAS FRECUENTES


¿Dónde obtengo la semilla si no dispongo de un árbol cerca de mi casa?


Podés escribirnos a info@semanadelarbol y sumarte a la Red de Sembradores, donde podrás intercambiar semillas, plantines, experiencias, saberes y mucho más!


¿Puedo plantarlos si donde vivo es un lugar de clima frío?


Tanto el jacarandá como el timbó son árboles de clima cálido, no se recomienda plantar en lugares de clima frío porque no soportan fuertes heladas.


¿Qué pasa si obtengo más de una planta y no tengo el espacio para llevarlas a suelo?


Desde www.semanadelarbol.org podés acceder al mapa interactivo #MillóndeÁrboles donde encontrarás la opción de donar tu planta.


#SigamosPlantandoVida






167 vistas0 comentarios

Novedades